#covid-19 El distanciamiento social podría ayudar a acelerar la recuperación económica

A pesar de estimarse en más de cuatro millones de personas afectadas por ERTE en España, no existe una cifra oficial de solicitudes, debido al colapso del SEPE. Este alto número de personas indica que el distanciamiento social, el cese de la actividad laboral y el resto de medidas efectuadas debidas al confinamiento por COVID-19, es una de las mayores preocupaciones de los hogares españoles actualmente.

Mientras tanto, y a menor velocidad, el coronavirus continua su propagación y se ha cobrado ya 22.000 fallecidos y 213.000 casos confirmados (a día de hoy).
Pero si te preocupa que las medidas que se están tomando para erradicar la pandemia puedan acabar perjudicando a la economía más que la enfermedad en sí, puedes tener motivos para animarte.

Un estudio reciente de la Reserva Federal e investigadores del M.I.T. que analiza la pandemia de gripe de 1918 sugiere que las medidas agresivas de salud pública, aunque perjudiquen a la economía a corto plazo, pueden contribuir a una recuperación económica más rápida y fuerte cuando la pandemia COVID-19 disminuya.

Comparando la gripe de 1918 con la COVID-19

Para tener una idea de cómo las medidas de contención podrían afectar a la economía a largo plazo después de que la pandemia COVID-19 termine, los investigadores examinaron los datos de alrededor de la época de la última gran pandemia en la historia de los Estados Unidos. Revisaron los datos a nivel de estado y de ciudad sobre las muertes relacionadas con la gripe, la actividad económica, los registros bancarios y las intervenciones de salud pública de esa época.

La pandemia de gripe de 1918, que golpeó en oleadas durante 1918 hasta finales de 1920, mató al menos a 50 millones de personas en todo el mundo, señalan los investigadores.

Según el estudio, la enfermedad en sí misma afectó significativamente las economías locales en todo el país. También redujo la producción, causó pérdidas bancarias y llevó a un aumento en las tasas de incumplimiento de préstamos a empresas y personales. La pandemia también redujo la oferta y la demanda de los consumidores. ¿Te suena el escenario?

Para frustrar el avance de la gripe españala, en 1918 se tomaron medidas similares a las  : cerrar las escuelas y otros lugares públicos, prohibir las reuniones públicas y limitar el horario comercial.

Cómo el distanciamiento social puede ayudar a la economía en general

El distanciamiento social están mostrando tener efectos negativos a corto plazo en la economía. Pero los investigadores encontraron que sus efectos a largo plazo son más positivos.

Las ciudades que implementaron menos y más cortas medidas sociales en 1918 no sólo vieron mayores tasas de mortalidad debido a la gripe, sino que también tendieron a permanecer económicamente deprimidas durante años después de que terminó la pandemia, descubrieron los investigadores.

Mientras tanto, las ciudades que adoptaron medidas tempranas y agresivas tuvieron menos muertes y se desempeñaron mejor económicamente después de que terminó la pandemia. De hecho, reaccionar 10 días antes a la pandemia equivalía a un aumento del 5% en el empleo en el sector industrial después. Y mantener los medidas  durante 50 días adicionales impulsó el empleo en la industria en un 6,5% después de que la gripe disminuyera, concluye el estudio.

Aplicando las lecciones desde 1918 hasta hoy

El estudio señala que hay muchas diferencias entre la última pandemia y ésta. La Primera Guerra Mundial acababa de terminar, y la gripe de 1918 parece haber sido más mortal, especialmente para las personas en edad de trabajar. Muchos factores podrían afectar la interpretación de los hallazgos del estudio.

Aún así, el estudio parece sugerir que las pandemias causan más daño a las economías que las medidas de salud pública que los gobiernos emplean para prevenir la propagación de la enfermedad. Y si no se controlan, los efectos de una pandemia pueden asolar las economías durante años después de que la enfermedad en sí disminuya.

Las medidas de salud pública no sólo no empeoran las cosas para la economía en general, sino que, según los investigadores, pueden ayudar a la recuperación económica una vez que la pandemia haya terminado.

«En conjunto, nuestros hallazgos sugieren que las pandemias pueden tener grandes costes económicos, pero contribuirán a reducir la mortalidad”.

Fotografía de Freepik

Leave a Reply