Tarjeta de crédito o débito. ¿cuál es mejor para mí?


Tanto las tarjetas de débito como las de crédito se pueden utilizar para compras, pero la forma en que se realizan los pagos varía según el tipo de tarjeta que se utilice. Las tarjetas de débito están vinculadas a tu cuenta bancaria, por lo que cada vez que haces una compra, la cantidad se deduce automáticamente de tu cuenta. Las tarjetas de crédito te dan acceso a una línea de crédito que te permite pedir dinero prestado para las compras y devolverlo más tarde.

Quizás se parezcan, pero las tarjetas de débito y crédito funcionan de manera diferente.

Cuando se utiliza una tarjeta de débito para hacer una compra, el dinero se carga automáticamente a tu cuenta bancaria para pagarla.

Cuando usas una tarjeta de crédito, pides dinero prestado para comprar cosas, y lo pagas después. Al final del ciclo de facturación, recibes una factura por las compras que hiciste más los intereses o cargos, y serás responsable del pago de la misma.

Cada tipo de tarjeta es buena para diferentes situaciones y personas.

¿Qué es una tarjeta de débito?

Una tarjeta de débito es un método de pago que puede utilizarse como alternativa al efectivo. Existen dos tipos principales de tarjetas que pueden denominarse tarjetas de débito: las tarjetas de débito bancarias, que se pueden obtener al abrir una cuenta de débito, y las de prepago. Aunque las de prepago no son estrictamente tarjetas de débito, por lo que no funcionan ni son tratadas de la misma manera.

Tarjetas de débito bancarias

La mayoría de los bancos y cajas de ahorro conceden una tarjeta de débito cuando se abre una cuenta corriente. La tarjeta está vinculada a tu cuenta y se puede utilizar para hacer compras. Cuando usas tu tarjeta, el costo del artículo que estás comprando se deduce automáticamente de tu cuenta para pagar la compra.

Tarjetas de créditoTarjetas de débito
Pide prestado dinero para hacer compras y lo pagas después.El dinero se descontará del saldo de tu cuenta bancaria para pagar las compras
Puede ayudar a mejorar tu historial de créditoNo ayudará a construir tu historial de crédito
Es probable que te cobren intereses si no pagas la deuda en su totalidad todos los meses en la fecha de vencimiento.Necesitas dinero en tu cuenta corriente para hacer compras.
Se puede utilizar para hacer compras incluso si no tienes dinero en efectivo a mano.No cobra interés a final de mes.
Las comisiones incluyen el retraso, la devolución del pago, la transferencia de saldos, los adelantos de efectivo y/o las comisiones por transacciones en el extranjeroSeguro limitado, según entidades.
La cobertura de la responsabilidad por compras fraudulentas es limitadaComisiones en los cajeros automáticos fuera de la red de cajeros.

Tarjetas de prepago

Aunque a veces se las denomina tarjetas de débito, las tarjetas de prepago no están vinculadas a una cuenta bancaria y funcionan de manera diferente a las verdaderas tarjetas de débito. En su lugar, se carga dinero en la tarjeta y se utiliza para compras. Cuando el saldo es bajo, a menudo se puede cargar más dinero en la tarjeta si se desea seguir utilizando. Las tarjetas de débito de prepago están disponibles en establecimientos comerciales y online. Una cosa que hay que tener en cuenta es que, como no son realmente tarjetas de débito, las tarjetas de prepago no tienen todas las mismas protecciones.

Ventajas de las tarjetas de débito

¿Te agrada la idea de no tener que pasar por el cajero automático o el banco para conseguir dinero cada vez que quieres comprar algo? Además de la comodidad, las tarjetas de débito ofrecen una gran variedad de prestaciones.

– Una tarjeta de débito puede ayudarte a controlar tus gastos, ya que normalmente necesitas el dinero que hay disponible en tu cuenta bancaria si quieres utilizar la tarjeta para pagar por tus cosas.

– Permite configurar alertas para supervisar la actividad de la tarjeta de débito.

– No pagarás intereses por tus compras.

– Puedes usar tu tarjeta de débito para retirar dinero de cajeros automáticos o para sacar dinero en efectivo en un punto de venta cuando hagas una compra.

Desventajas de las tarjetas de débito

Aunque hay muchos pros en el uso de  tarjetas de débito, hay algunas cosas que debes tener en cuenta.

– Puede que te cobren comisiones. Los gastos más frecuentes de las tarjetas de débito emitidas por bancos o cajas de ahorro pueden incluir cargos por uso de cajeros automáticos fuera de la red y cargos por descubiertos, así como cargos por el uso de un número de identificación personal (PIN) durante las transacciones. Si tienes una tarjeta de prepago, es posible que  tengas que pagar para activarla, para añadir más dinero a la misma, para comprobar tu saldo, para sacar dinero de un cajero automático, etc.

– El uso de una tarjeta de débito no te ayudará con tu historial de créditicio.

– Te pueden hacer ser responsable de cualquier cargo  fraudulento en tu tarjeta de débito. Las emisoras de tarjeta de crédito suelen tener un seguro para robos y suplantación de tarjetas, haciéndose cargo de compras no autorizadas.  Pero si esperas demasiado tiempo, ser responsable de los cargos realizados. Por eso es recomendable denunciar el robo en el momento en que te hayas dado cuenta de que ha desaparecido tu tarjeta de crédito.

– Recuerda que las tarjetas de prepago no son tarjetas de débito, aunque a veces se denominan tarjetas de débito. Debido a esto, pueden no ofrecer las mismas protecciones que una verdadera tarjeta de débito. Por tanto, es conveniente asegurarse de que la tarjeta de prepago que obtenga tenga un seguro. Revisa siempre los términos y condiciones de la tarjeta.  

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito ofrece una línea de crédito que nos permite pedir dinero prestado para hacer compras. Muchas tarjetas de crédito también ofrecen adelantos en efectivo o transferencias de saldos. Al hacer uso de tu tarjeta, te comprometes a devolver a la compañía de la tarjeta de crédito la cantidad que has pedido prestada, más cualquier cargo por intereses en los que hayas incurrido.

Ventajas de las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito ofrecen muchas ventajas que el efectivo y las tarjetas de débito no tienen.

– La Ley de Facturación Justa del Crédito limita su responsabilidad a 50 dólares por cargos no autorizados. Y algunas compañías de tarjetas de crédito tienen políticas de responsabilidad de $0 si tu tarjeta se pierde o es robada.

– Las tarjetas de crédito pueden ayudarte a mejorar tu historial de crédito.

– Las tarjetas de incentivos te permiten obtener premios o devoluciones en efectivo de las compras que harías de todos modos.

– Puedes usar una tarjeta de crédito para pagar en caso de emergencia, incluso si no tienes el dinero en efectivo a mano.

Contras de las tarjetas de crédito

Aunque hay beneficios al utilizar las tarjetas de crédito, también hay algunos inconvenientes.

– Si no se tiene cuidado, se pueden acumular las deudas de la tarjeta de crédito, ya que no estás limitándote a hacer las compras que puedes pagar con tu dinero en efectivo.

– Si no pagas el saldo completo y a tiempo al final de cada ciclo de facturación, se te cobrarán intereses por las compras que hayas hecho.

– Es posible que se le apliquen intereses. Los más comunes incluyen demora, devolución de pago, transferencia de saldo, adelanto de efectivo y cargos por transacciones en el extranjero.

Débito vs. Crédito: ¿Qué tipo de tarjeta es la mejor para ti?

El tipo de tarjeta que es mejor para ti depende de tus hábitos de gasto y de cómo pienses usarla.

Si crees que estarás tentado a gastar más de la cuenta con una tarjeta de crédito, entonces una tarjeta de débito es probablemente una mejor opción. Pero si estás acostumbrado a ceñirte a un presupuesto, te sientes cómodo porque puedes pagar tu saldo a tiempo y en su totalidad todos los meses, y quieres ganar puntos y acumular crédito, entonces una tarjeta de crédito puede ser una buena opción.

O tal vez te sientas más cómodo usando una tarjeta de débito para las compras diarias, pero quieres tener una tarjeta de crédito en tu cartera para posibles emergencias.

En última instancia, la tarjeta que uses en una situación determinada debe ser la que te resulte más cómoda en función del dinero que tengas disponible y de cómo prefieras gestionar tus finanzas. Pero no importa qué tipo de tarjeta elijas, es fundamental que entiendas cómo funciona, cuál es tu responsabilidad de pago y qué comisiones pueden estar asociadas a ella.

Leave a Reply